Todos los detalles de la boda de Leo Messi y Antonella Roccuzzo

imagen-sin-titulo

Pasaba casi una hora de las siete de la tarde (medianoche en España), cuando la pareja del año se daba el “sí, quiero”. Tímido y cerrado, Leo Messi besaba a su novia, Antonella Roccuzzo, ante los 260 invitados que se habían reunido en el City Center Hotel Casino. Una ceremonia que tuvo un testigo excepcional: su hijo Thiago, que a sus cuatro años estuvo en todo momento junto a sus padres, sentado en una banqueta en primer fila con ellos. Los cinco hermanos de los contrayentes (dos de ella y tres de él) fueron los testigos del enlace.

argentine-soccer-player-lionel-messi-and-his-wife-antonela-roccuzzo-pose-at-their-wedding-in-rosario-argentina-june-30-2017-reuters-marcos-brindicci

Vestido con un traje azul oscuro, réplica del de Messi, Thiago miraba embobado a la pareja. Su madre brillaba: lució un traje de Rosa Clará durante la ceremonia y otro durante la fiesta. Para el primero, fueron necesarias “más de 200 horas de trabajo en el Atelier de Rosa Clará en Barcelona”, según explica la marca, y se trata de un diseño que representa un “sugerente y profundo escote en forma de corazón acompañado por delicados tirantes de encaje, que daba paso a una maravillosa espalda con aplicaciones de guipur. Eso realzaba la figura de la novia mediante un sutil efecto tattoo”.

null

Para poner más emoción al momento del ‘sí quiero’, cantó Abel Pintos un tema romántico, a capela, mientras los novios se besaban y sonreía tontorrón hasta el juez que los casó, Gonzalo Carrillo Herrera, quien había dicho horas antes que se sentía especialmente orgulloso de oficiar la ceremonia. Allí estaba él, ante la pareja más famosa de Argentina, observando uno de los momentos más esperados por muchos. Tantos, que la seguridad de la boda fue muy estricta.

Hubo 155 periodistas acreditados que tuvieron su espacio reservado a las puertas del hotel, rodeado por multitudes. Ya en el aeropuerto de Rosario, a donde iban llegando los invitados en lenta cascada, se convirtió en foco. Tanto mediático como social. Ahora llega Higuaín, ahora Eto’o, ahora Puyol, ahora Di María…

Y después de especulaciones varias y de filmar a decenas de futbolistas de elite bajando de su avión, los cámaras pudieron obtener la imagen más buscada: Piqué y (sobre todo) Shakira, juntos, abrazados, descendían de un avión en el aeropuerto de Rosario para asistir a la boda del amigo del futbolista.

#Makingmemories #LeoandAnto????????????

A post shared by Daniella Semaan (@daniellasemaan) on

La colombiana lució un vestido negro, de encaje con una falda corta cubierta por una tela transparente. Un look repetido, ya lo había mostrado en otra ocasión: en una fiesta de la revista Vanity Fair Italia. Con el pelo medio suelto medio recogido con una coleta, casi sin maquillaje y relajada, Shakira departió con todos, aunque estuvo más cómoda con los íntimos amigos de su marido y sus parejas, sobre todo con Carles Puyol y Vanesa Lorenzo. La cantante y su novio fueron los únicos que rechazaron posar en la alfombra roja ante la prensa.

boda-de-lionel-messi-y-antonella-rocuzzo-en-rosario-argentina

Sí posaron Lorenzo y Puyol. La ex modelo, colgó un vídeo en instagram practicando yoga justo después de bajar del avión para “desentumecer”, fue una de las más aclamadas por su belleza y su look elegante y sensual. Lució un traje de terciopelo beige (en Argentina es invierno) de estilo años 50, con un peinado acorde con ese look y joyas de Rabat. Parecía Veronica Lake en la época del Hollywood dorado.

El ex futbolista y la ex modelo posaron en la alfombra roja junto a Cesc Fàbregas y su novia, Daniella Semaan, y a Xavi Hernández y su mujer, Nuria Cunillera. Sabemos que Cunillera llevaba un vestido de Rosa Clará, negro de encaje ceñido a la cintura con un delgado cinturón. No sabemos quién firma los demás trajes, en especial el de la explosiva Semaan, un ceñido vestido color berenjena de escote corazón, bordado con pedrería, algo que también lució su pareja.

Decíamos que Cunillera vistió de Rosa Clará, como hizo la novia, y muchas de las otras invitadas. Las hermanas de Antonela, Paula y Carla, optaron por un vestido de pedrería y encaje en color negro y nude y un modelo de pedrería en tono negro, respectivamente; Patricia Roccuzzo, madre de Antonella, quien se decantó por otro diseño de encaje y pedrería en cobalto; Florencia Messi, esposa del hermano de Messi, Rodrigo Messi, que apostó por un vestido de muselina de seda en coral y marino.

Los novios se dejaron ver ante la prensa tras la boda en sí, que duró poco y fue sencilla, tal y como había anunciado el juez que los casó. En la alfombra roja por la que pasaron muchos invitados, Leo y Antonela, ya marido y mujer, se besaron ante la prensa. Ella, además, portaba en sus manos el libro (rojo) del registro que les acredita como matrimonio.

-FOTODELDÍA- BAS028. ROSARIO (ARGENTINA), 30 06 2017.- El jugador argentino Lionel Messi (i) besa a su esposa Antonella Rocuzzo tras casarse hoy, viernes 30 de junio de 2017, en Rosario (Argentina). EFE David Fernández

Para la fiesta, Rocuzzo cambió de vestido y se decantó por otro diseño de Clará, esta vez todavía más atrevido. El vestido estaba realizado con bordado joya de pedrería aplicada a mano sobre una base de tul de seda sorprendía con diferentes dibujos geométricos y un pronunciado escote en V delante y en la espalda. La falda contaba con una gran apertura acabada en ondas de encaje.

Mucho encaje, pedrería, brillo hasta en los escotes, vestidos tatuaje, pelos planchados con ondas… La boda de Messi, ídolo de masas en su país y fuera de él, destacó por ser exactamente lo que se esperaba: una ceremonia sencilla en la que se dejó que el look futbolero, tanto de ellos como de las WAGs, campara a sus anchas.

FUENTE: www.vanitatis.elconfidencial.com

Esta noticia te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*