Pixar repite en 2015 con “The Good Dinosaur” (+Tráiler)

¿Qué hubiera pasado si el asteroide que chocó contra la Tierra hace millones de años hubiera errado su objetivo y los dinosaurios nunca se hubieran extinguido? En esa pregunta se inspiró “The Good Dinosaur”, el nuevo film de los estudios Disney/Pixar dirigido por Peter Sohn.

“Un gran dinosaurio” en Latinoamérica y “El viaje de Arlo” en España, de la que su director presentó un adelanto en Toronto, donde se celebra el Festival de Cine (TIFF), cuenta la historia de Arlo (con voz de Raymond Ochoa), un pequeño apatosaurio de 11 años cuya vida cambia para siempre cuando muere su padre, al que era muy apegado.

Por si fuera poco, un día es arrastrado por una corriente que lo aleja varios kilómetros de su hogar y que lo deposita en un lugar remoto y solitario, lejos de su madre (voz de Frances McDormand) y sus hermanos. Allí conoce a Spot, un niño pequeño que vive solo en el bosque, que aúlla como un lobo y camina en cuatro patas como un perro.

“Se trata de un chico intentando encontrar al hombre en él”, contó Sohn sobre su primer largometraje para Pixar, al que describió como “una aventura fascinante” y “una historia emotiva sobre el autoconocimiento”.

Sohn tuvo su debut como director en Pixar con el corto “Partly Cloudy”, que se proyectaba junto a “Up”, y en el que a una sufrida cigüeña le tocaban los encargos más difíciles a la hora de trasladar los bebés fabricados por simpáticas nubes.

Anteriormente, había trabajado en otras películas del estudio de animación como “Buscando a Nemo”, “Los increíbles” y “Wall-E”. Incluso prestó su voz al personaje de Emile, el hermano mayor del ratón chef de “Ratatouille”, Remy, y a Scott “Squishy” Squibbles, el monstruo de cinco ojos de “Monsters University”.

Buenas noticias para los amantes de las películas de los estudios Pixar: “The Good Dinosaur” se estrenará a partir del 25 de noviembre con lo que, sumado al lanzamiento meses atrás de “Inside Out”, es la primera vez que Pixar estrena dos películas en el mismo año.

“El gran tema de Arlo es el miedo. No sé si se debe a que me crié siendo parte de una minoría, pero siempre estuvo este miedo que me hacía retraerme”, contó Sohn, que explicó que, sin embargo, formar parte de procesos creativos lo obligó a exponerse. “Creo que para la película me inspiré en todo el miedo que tuve de niño, incluso los miedos que tengo ahora como padre (…) No puedes matar el miedo, pero puedes tratar de superarlo”.

FUENTE: El Carabobeño

Esta noticia te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*