La noche del Óscar sin grandes sorpresas

“La forma del agua”, película que la crítica considera como la mejor de Guillermo Del Toro, le valió al cineasta mexicano su primer Óscar como Mejor Director y también fue premiada como la Mejor Película sobre “Dunkerque” de Christopher Nolan

No fue sino hasta este momento cuando Jimmy Kimmel, el animador escogido para la nonagésima entrega del Óscar, se atrevió a tocar el oscuro caso de Harvey Weinstein, expulsado de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas por las acusaciones de acoso y abuso sexual surgidas en su contra. “Falta camino por recorrer, pero estamos en la vía correcta”, aseguró.

El humor de Kimmel fue discreto y agudo, con un buen manejo del espacio y un discurso que permitió liberar las tensiones acumuladas durante una temporada de premios marcada por el auge del feminismo, la inclusión racial y un sentimiento general anti-Trump.

La nonagenaria entrega, si bien siguió casi al pie de la letra el esquema de los Globos de Oro y los premios del Sindicato de Actores, no dejó a nadie indiferente pues varias de sus nominaciones hicieron historia. Así lo reseña EL UNIVERSAL

Comenzando por las tres postulaciones de Jordan Peele en las categorías de Mejor Dirección, Mejor Guión y Mejor Producción por ¡Huye!; la primera nominación de Greta Gerwig como Mejor Directora por Lady Bird, y el primer Óscar para Chile en la categoría de Mejor Película de Habla No Inglesa por Una mujer fantástica, cinta del cineasta Sebastián Lelio protagonizada por la actriz transgénero Daniela Vega.

La encarnación de Gary Oldman como Winston Churchill en Las horas más oscuras le valió al actor británico su primer Óscar, después de ganar el Globo de Oro, un SAG Award y el Bafta, todos en la categoría de Mejor Actor.

Frances McDormand fue premiada como Mejor Actriz por su interpretación de una madre iracunda, sedienta de justicia por el brutal asesinato de su hija en Tres anuncios por un crimen. La película, escrita y dirigida por Martin McDonagh, no triunfó en las categorías de Mejor Guión y Mejor Película, como sí lo hizo en la gala de los Globos de Oro y en los premios del Sindicato de Actores.

Peele dio la primera sorpresa de la noche al llevarse a casa el premio al Mejor Guión Original por ¡Huye!, una película que combina el thriller psicológico y el racismo presente en un núcleo familiar en el cual una hija decide presentar a su novio afrodescendiente. James Ivory hizo otro tanto al recibir el Óscar al Mejor Guión Adaptado por Llámame por tu nombre, basado en la novela homónima de André Aciman. Ivory habría ganado previamente el Premio de la Crítica, el galardón del Sindicato de Guionistas y un Bafta en la misma categoría.

La interpretación ofrecida por Sam Rockwell en Tres anuncios por un crimen, de un oficial de policía violento y racista, le permitió ganar en el renglón de Mejor Actor de Reparto, como lo hizo previamente en la gala del Sindicato de Actores. Allison Janney, la cínica madre de Tonya Harding en Yo, Tonya, fue la ganadora indiscutible en la categoría de Mejor Actriz de Reparto.

La forma del agua, película que la crítica considera como la mejor de Guillermo Del Toro, le valió al cineasta mexicano su primer Óscar como Mejor Director y también fue premiada como la Mejor Película sobre Dunkerque de Christopher Nolan, que fue premiado en categorías técnicas: Mejor Sonido, Mejor Mezcla de Sonido y Mejor Montaje o Edición.

Dunkerque guarda ciertas similitudes con Las horas más oscuras al exponer el mismo suceso histórico: el rescate de las tropas británicas y francesas atrapadas en la ciudad portuaria de Dunkerque, rodeada por el ejército alemán durante la II Guerra Mundial, en el año 1940.

 

TITULO: La noche del Óscar sin grandes sorpresas

Esta noticia te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*