Chenoa ajusta cuentas con Bisbal en su libro ‘Defectos perfectos’

La cantante desvela todos los detalles de cómo rompió su noviazgo en su relato, agotado en dos horas en Amazon

Doce años después de terminar su relación con David BisbalChenoa ha roto su silencio para contar cómo fue su sonada ruptura. Lo ha hecho sin reparar en detalles en el libro Defectos perfectos que ha publicado este miércoles y que se ha agotado en Amazon en solo dos horas. La cantante revela en sus páginas cómo se enteró por la televisión de que quien había sido su novio la había abandonado. “Alguien me llamó por teléfono. No soy capaz de recordar quién fue. ‘Pon la tele’. Allí estaba David, en una rueda de prensa en Caracas, encantado de la vida, diciendo que no estaba con nadie”, relata la artista sobre ese episodio ocurrido en abril de 2005.

Ahora, cuando está en su mejor momento profesional tanto musical como televisivamente —es jurado en el programa Tu cara me suena—, María Laura Corradini ha decido abrir el baúl de los recuerdos y detalla cómo fue para ella el peor día de su vida: “No podía respirar. Su ropa estaba en el armario. Desde el sofá donde me sentaba podía ver sus cosas, que aún estaban por toda la casa. Aquello tenía que ser una broma de mal gusto, pero no: era el peor día de mi vida. Le llamé y una voz contestó que aquel número no correspondía a ningún usuario. Él no estaba con nadie y el teléfono no era de nadie. Volví a marcar. Nada”. Así descubrió que el almeriense, con el que estuvo saliendo tres años tras su paso por el talent show Operación triunfo, había cambiado de número de teléfono sin ni siquiera avisarla.

La portada del libro 'Defectos perfectos' de Chenoa.

“No habíamos hablado de cómo hacer aquello público. De hecho, no habíamos hablado de absolutamente nada durante varios días, después de tres años juntos. No pude decidir cómo afrontarlo. No avisé a mi familia ni a mis amigos para que estuvieran conmigo. ‘Si me has querido, aunque sea un poco, ¡protégeme, coño!”, añade Chenoa.

En el libro tampoco puede faltar el capítulo sobre el momento en el que decidió bajar al portal de su casa para comparecer ante la prensa vestida con un chándal y llorosa. Una escena que nunca se borrará de la memoria de los espectadores que vieron a una Chenoa rota de dolor. “En ese infierno andaba, cuando vi que mi portal estaba lleno de cámaras y, que nadie me pregunte por qué, se me ocurrió bajar de aquella guisa. Nadie en mi situación sabría contestar. Imagino la cara de mi amiga cuando me vio, lacrimógena perdida, ante las cámaras. Vino volando a rescatarme, metió algo de ropa en una bolsa y me llevó a su casa para atiborrarme de valerianas y vino”, cuenta.

Entre la ruptura y la siguiente explicación a la prensa, la ahora escritora también relata cómo fue la hermana del almeriense quien se puso en contacto con ella para pedirle que empaquetara todas las cosas del cantante, entre ellas sus premios. “Me llamó la hermana de David y me dijo que vendrían de una empresa de transportes a dejar unas cajas para que metiéramos sus cosas dentro. ¡Ah, por cierto… cuidado con los premios! ¡Sus putos premios! Recuerdo a mi madre mirando aquellas cajas que nosotras debíamos montar, toda aquella ropa que nosotras debíamos doblar y todos aquellos premios que debíamos tratar con cuidado. Otra madre lo habría tirado por la ventana sin ningún miramiento. Y que lo recogiera el mismo señor que vino a buscar su coche, pero ella no es así”.

Chenoa y David Bisbal en 2004.

Chenoa también tiene palabras para Elena Tablada, la diseñadora y empresaria con la que comenzó a salir el cantante tiempo después (la relación duró unos seis años) con quien tuvo a su única hija, Ella. “Cuando al cabo de un par de meses salió a la luz su relación con Elena Tablada, no tenía fuerzas para enfadarme. Solo me flagelaba. Qué gran error”, detalla.

Un tema que va más allá del interés único de los seguidores, sino que ha sido centro de todo debate, es el de la famosa cobra (o no) entre Chenoa y Bisbalcuando cantaron Escondidos en el concierto del reencuentro de Operación Triunfo. “Aquella noche estaba desbordada por la emoción, pero también muy preparada. Sabía que cualquier microgesto sería analizado con lupa, como así fue. Yo sé lo que la gente vio y sé lo que yo viví, sé que David me dijo algo al oído que jamás desvelaré y que la actuación fue maravillosa, como tenía que ser. Cuando, al terminar de cantar, fui a mi camerino para quitarme los tacones, que me estaban matando, Javián abrió la puerta y me dijo que no leyera Twitter, por lo de la cobra. ‘¿Qué cobra de qué?’ No tenía ni puñetera idea de lo que estaba hablando. Ni yo ni nadie que estuviera allí y hubiera visto la actuación. A partir de ahí, la nube inmensa de comentarios, que me la trae al pairo no, lo siguiente”, aclara la intérprete de Cuando tú vas.

Defectos perfectos es sin duda un auténtico tesoro para aquellos que han seguido de cerca uno de los culebrones más mediáticos de las celebridades españolas que nació y murió ante las cámaras.

 

FUENTE : ELPAIS.COM

Esta noticia te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*